PENITENTE


 

El hábito de penitente se compone de túnica de tergal color azul adornado con botonadura  blanca  de arriba a abajo y en las mangas de color blanco. Se ciñe con un fajín acabado con flecadura de color blanco.

 

El capuchón, al igual que los nazarenos, con pechera incluida, es blanco con borde de color granate y lleva bordado el escudo de la cofradía.

 

Dentro de los colores de la liturgia, el color azul denota fidelidad, amor y afecto. En su vertiente oscura simboliza penitencia, vigilia y soledad