VERÓNICAS

Las verónicas o hebreas son uno de los elementos más singulares de esta cofradía desde sus orígenes como se puede constatar en el artículo del Adelantado de Segovia del 18 de abril de 1930 referente a la primera procesión de la Soledad del día anterior.

 

A modo de recordatorio, apuntamos que el autor hizo traer una prenda como la que vestían las mujeres de Palestina, invariable en el tiempo desde la época de la Pasión de Cristo hasta los días que el autor modela la imagen; posiblemente elaboran las réplicas de esta prenda.

 

El hábito de verónica es una túnica de color azul oscuro y adornos dorados en la pechera y mangas (similar a la túnica de la Virgen). Lleva también un velo de color azul con adorno dorado en el borde.

 

Este traje se completa con guantes blancos y, con respecto al calzado, la cofradía se acoge a las normas promulgadas por la Junta de  Cofradías segoviana que dicta que debe de ser negro, marrón o azul oscuro.

El color azul, dentro del significado litúrgico denota amor, fidelidad y afecto. Está asociado a la Virgen María y, en su vertiente oscura simboliza penitencia, vigilia y soledad.

Este traje está reservado a las niñas menores de 14 años